´

Llegó el momento de ponerse el calzado de batalla...


Llega fin de año y es momento de hacer el balance. Pero también de planificar o al menos intentar organizar el año entrante.

Y en mi caso, luego de muchos años, decidí tomarme un año sabático, al menos en lo relacionado a mi actuación como perito propiamente dicha. 

¿Razones? Demasiadas…

La burocracia, el constante maltrato en los juzgados, el manoseo de los letrados, la lentitud en la resolución de las causas y la desidia de los Consejos Profesionales entre tantas otras razones por todos conocidas, ya agotaron mi paciencia.

Siete veces fui a aceptar un cargo y no se toman la molestia de separarme el expediente por lo que lo más probable es que termine siendo removida y encima deba dar explicaciones ante probables sanciones.

También me han mandado adrede a un domicilio inexistente y tuve varios casos de partes "en rebeldía" lo cual hace imposible elaborar un informe decente. Para hacer algo así nomás con lo que se consiga, que se queden con un estimado propuesto por las partes. Si total, siempre se termina aplicando el "masomenómetro". 

También espero todavía la resolución de una causa por balance falso cuyo informe presenté hace seis años. Otra en la que por aparición de un "hecho nuevo" me obligan a rehacer todo el trabajo que me llevó semanas de relevamiento. Y unas cuantas causas más que parecen dormir en algún cajón y cada seis meses gestionan alguna acción insignificante para justificar que no se encuentran "paralizadas" (?).

Solo en el 2015 tuve seis causas incobrables. Una por demanda improcedente, tres por condenadas insolventes. Y dos más simplemente porque no me quisieron pagar, lo cual motivó que los persiga hasta las últimas consecuencias -embargos de por medio - por más mínimos que terminen siendo los montos.

Sumado a ello, la inflación y devaluación terminan licuando nuestros honorarios por cierto bastante subestimados, cuando no son reducidos en las apelaciones. Y aquí, no hay tasa de interés que compense.

Pero para quienes son seguidores de este blog, lo cual me alegra y me llena de satisfacción, quédense tranquilos que seguiremos publicando temas de interés. Ya no temas relacionados a las pericias propiamente dichas sino a la ejecución de los honorarios.

Tal vez todo esto que está sucediendo sea un mal que por bien no venga. Un impass que sea el disparador para especializarnos en todo lo relacionado a nuestros honorarios, lo cual incluye desde apelaciones, liquidaciones, embargos sobre cuentas bancarias hasta inmuebles o automóviles, o sueldos si es necesario.

Y aunque esto último sea un poco chocante -porque me han reprochado "¿cómo podés ser capaz de embargar un sueldo???" - siempre me pregunto: ¿por qué quien decide iniciar un juicio aún existiendo la posibilidad de una conciliación previa, puede usarnos y luego prescindir de pagarnos? ¿Acaso desconocen que todo litigio trae aparejado costas? ¿Y que nadie tiene que por qué trabajar gratis? Porque claro está, parece que el "reconocimiento al trabajo profesional" es simplemente una expresión de deseo. 

Y la experiencia me ha demostrado que hay muchos condenados en costas que siendo solventes “se pasan de vivos”. Total, "ya se va a cansar de reclamar". Pero también debemos hacer un mea culpa y reconocer que tal vez somos demasiado benévolos. 

Es hora de sacarse la corbata y los tacos para ponernos el calzado de batalla. En definitiva es nuestro derecho al que no tenemos que porqué renunciar. Y en esto nos concentraremos de ahora en adelante siendo totalmente implacables.

Lindo desafío.


Para participar del Foro en Facebook, hacé click aquí http://goo.gl/XfgtxE 
El grupo es cerrado y requiere admisión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recibimos tu comentario. En breve, te responderemos.

Mientras tanto, podés encontrarnos a todos en nuestro grupo Facebook en donde puede ayudarte cualquiera de los miembros que permanentemente participamos https://www.facebook.com/groups/auxiliaresdelajusticia.

Muchas gracias

Los administradores de www.auxiliaresdelajusticia.net

top